the scooter rider

19 abril 2012

La 150S del 63 de Burning Road Store


Felicidades Toni por el trabajo realizado con esta joya de Vespa y mas aún viendo su estado de conservación. También agradecerte el haber contado con nosotros para la publicación de las fotos una vez restaurada. Os dejo la historia de esta Vespa contada por Toni Nuñez, merece la pena que le dediquéis unos minutos.
(Copio y Pego)
Y un Bruscas topó con la iglesia. Así podría comenzar esta historia cargada de llaves fijas, pistones y sirgas para cuentakilómetros. O quizás podría empezar, si nos remontamos mucho a los orígenes, cuando un italiano al que no le gustaban nada las motos decidió hacer una con la rueda del tren trasero de un avión, su verdadera pasión, dándole el aspecto de una 'avispa' de precioso abdomen.

La historia se mitifica por los años de los años y mientras en Inglaterra los Mods marchaban a Bristol con ellas para marcar territorio a los Rockers cual micción animal, en España la Vespa era carne de cañón para carteros, curas y románticos trotamundos.

Aquí y ahora los Rockers y los Mods ya no se dan, se respetan, y en algunos casos se admiran y surgen relaciones fraternas de amistad. Como ya hicimos con la Mobylette Sport-50 del 65, expuesta ahora en nuestra boutique, el binomio Antonio Bruscas & Burning Road Store meten mano a esta voluptuosa italiana, salida de una olvidada vicaría, haciendo comunes y propias las siglas BRS. Tras la venia del incrédulo párroco ex propietario de la Vespa, a la del 63 le da el aire y siente lo que hace muchos años perdió, la dignidad. Es entonces cuando nos ponemos manos a la obra abriendo la veda del óxido. En Burning Road Store trabajamos con ropa y complementos para apasionados de la moto, evidentemente nos gusta salir a rodar con ellas, pero también nos encanta en nuestros ratos libres meternos en el garaje con los amigos a dar cera a pequeñas viejas glorias.

Explicar lo que se ha tenido que hacer para devolver la vida a esta motocicleta daría para unos cuantas entradas, y para no llenar esta bitácora de fotos con tornillos y manos llenas de grasa, y simplificar un poco el proceso, dejamos unas fotos que valen más que mil palabras y que dan más de sí desde el punto de vista estético. Una máquina que ya lleva un tiempo circulando por las calles, cual largometraje de Wyler o Fellini y que ha sido restaurada - sin presuntuosidad como divertida catarsis - por nosotros, para nosotros. 

Estamos orgullosos de mostrar el duro pero gratificante trabajo realizado, para que los hijos de nuestros hijos vean como se las gastaban los padres de nuestros padres rodando sobre el asfalto. Tecnología  italiana en tiempos de imperialismo americano, alemán, japonés y británico. Chapa, grasa y gasolina en tiempos de bites, lights y sites.

Te adjuntamos abajo unas fotos de esta Vespa 150 S de 1963 hoy y en su estado primigenio, para que valores más esta estricta restauración, y es que amigo lector, el óxido nos pone...










Si os pica la curiosidad y quereis ver mas fotos de esta preciosa Vespa 150S antes y despues de su restauración podeis entrar en el blog de Burning Road Store.


No hay comentarios:

Publicar un comentario